Carcasona

chateau

11000 Carcassonne

Camping cerca de Carcasona

Carcasona, la ciudad medieval

La ciudad de Carcasona, maravilla del Aude, en el corazón del territoiro cátaro, esPatrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su encantadora decoración, situada en otro marco temporal, no deja indiferente a ningún visitante. Patrimonio histórico excepcional, la ciudad fortificada de Carcasona se restauró en el siglo XIX, en parte bajo la dirección de Viollet-le-Duc. Su temprana clasificación como Monumento Histórico en 1849, su formidable restauración y su actual estado de conservación son dignos de mención. Rodeada por un doble recinto y con 52 torres, la ciudad alta de Carcasona posee una silueta única, visible desde lejos en la llanura del Aude. El paseo por las murallas de la ciudad es una visita obligada para cualquiera que vaya a Carcasona. Ofrece una vista panorámica excepcional de la Montaña Negra al norte, de los Pirineos y de toda la ciudad baja al oeste. El castillo del Conde de Carcassonne, una auténtica fortaleza en sí mismo, está defendido por su propio recinto, un foso seco y una barbacana. Incluye dos mazmorras, ocho almenas y una torre de vigilancia. Las galerías de madera que protegen la pasarela, llamadas «vallas», generalmente ausentes de los castillos medievales que hoy se pueden visitar, fueron recreadas por Viollet-le-Duc a principios del siglo XX. El castillo puede ser visitado. Sus salas están decoradas con frescos, enriquecidas con exposiciones y animadas con videos. Carcasona es también obispado desde el siglo VI d.C., y cuenta con una catedral. La nave románica, construida en el siglo X, fue ampliada en los siglos XIII y XIV para convertirse en el actual edificio gótico radiante, Saint-Nazaire-et-Saint-Celse. El antiguo claustro de la catedral alberga ahora un teatro al aire libre, inaugurado en 1908 por los actores de la Comédie Française. Desde 1957, la ciudad ha sido sede de un famoso festival anual de teatro. Durante todo el año, se ve animada por representaciones teatrales, conciertos de música contemporánea, óperas o ballets. La ciudad alta de Carcasona, dentro de las murallas, puede visitarse libremente, según te apetezca, paseando entre animadas terrazas en las plazas sombreadas, talleres de arte y artesanía en las calles empedradas, museos, restaurantes y numerosas tiendas.